“(…) no devenimos madres necesariamente cuando parimos al niño, sino en el transcurso de algún instante de desesperación, locura y soledad en medio de la noche con nuestro hijo en brazos. Cuando la lógica y la razón no nos sirven, cuando nos sentimos transportadas a un tiempo sin tiempo, cuando el cansancio es infinito y sólo nos resta entregarnos a ese niño que expresa nuestro yo profundo y no logramos acallar, entonces nuestra madre interior ha nacido.”

Laura Gutman

domingo, 3 de marzo de 2013

Aprendiendo a coser

Estos días, estoy haciendo dos cursos en los que tengo que emplear bastante mi máquina de coser. Hace un año que la tengo, pero no sé porqué, siempre acabo cosiendo las cosas a mano.
No sé si es por que estos días la estoy usando más, o porque símplemente las ganas de aprender a hacer algo llegan de repente, sin más.
El caso es que Aroa me ha pedido que le enseñe a coser con la máquina.
Primero, como me han enseñado a mí en uno de los cursos, hemos hecho unas figuras con líneas en un papel, y luego Aroa ha cosido sobre ellas, sin hilo, para practicar con el pedal y practicar el seguir las líneas. (lo siento, no tengo fotos. Estábamos demasiado entretenidas)
Y después, hemos pasado a lo interesante: las partes de la máquina, donde se coloca la bobina, dónde está la canilla, cómo se enhebra la aguja y el recorrido que va haciendo el hilo, subir y bajar el pie del prensatelas, ... Todo le parecía interesante!
Y por supuesto, quería coser algo "útil". Le propuse hacer una cartera con fieltro.


Los laterales van cosidos con zig-zag, con distancia de puntada bastante corta.

 

En la tapa, una costura decorativa y el cierre con snaps.

 

Sencilla pero bonita. Y lo más importante, Aroa ha quedado encantada con el resultado y está muy satisfecha del buen trabajo que ha hecho.
Da gusto verles lo contentos que se sienten cuando aprenden cosas nuevas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada